985 32 04 78     |695 46 01 98   

Gamificación, los beneficios de aprender jugando
21.02.2020

Gamificación, los beneficios de aprender jugando

Hace no tanto, las clases tradicionales en las que el profesor expone una lección y los alumnos escuchan eran la única forma de conseguir conocimientos nuevos. Sin embargo, gracias a los beneficios de la era digital y las tecnologías de la Información, hoy en día aprender es mucho más sencillo. Basta con un ordenador o un móvil con acceso a internet para investigar sobre cualquier tema. 

Los ebook, los videotutoriales, los cursos online, las páginas web de información especializada, los foros, etc. son solo algunos de las nuevas fuentes de conocimiento. Con tantos estímulos y recursos a los que acceder, es de entender que las clases propiamente dichas pierdan interés para mucha gente. Para hacer frente a esta desmotivación, han surgido nuevos métodos en el ámbito de la formación que pretenden darle una vuelta de tuerca a la forma que tenemos de aprender. 

La Gamificación es precisamente una de las tendencias que más ha crecido en los últimos años. Consiste en utilizar las dinámicas propias de los juegos dentro del proceso formativo. Se trata de una técnica que ha demostrado tener efectos muy positivos sobre el interés, la motivación y la implicación y que supone numerosos beneficios.

Una de sus mejores virtudes es su flexibilidad para adaptarse a cualquier tipo de temática, edad, entorno o dificultad. Nadie es demasiado mayor o demasiado pequeño para jugar, por tanto, todo el mundo es susceptible de participar en un proceso gamificado. Además, puede utilizarse tanto en el mundo puramente académico como en el ámbito laboral a través de dinámicas de trabajo. 

A continuación te hacemos un pequeño repaso de los beneficios que supone la gamificación frente a otros métodos de aprendizaje más tradicionales. Seguro que después tú también querrás aprender jugando. 

Beneficios de aprender jugando

Las técnicas de gamificación son una excelente forma de hacer frente a tareas rutinarias o poco llamativas. Transformar en un juego algo que de otra forma resulta aburrido permite esquivar la monotonía y obtener mejores resultados académicos. 

Muchos estudios demuestran que recordamos mucho mejor las cosas que experimentamos y vemos que las que oímos o leemos. Es lógico pensar, por tanto, que jugar, debatir, moldear y en definitiva, experimentar, consigue que consolidemos con más facilidad nuevos conceptos o competencias. Además, los juegos permiten simplificar tareas complejas y facilitar la comprensión de ideas o conceptos demasiado abstractos. 

Cuando estamos jugando se activa la misma parte del cerebro que se encarga de la  motivación y la recompensa, el humor, la atención, y el aprendizaje. También aumentan los niveles de la dopamina, una de las conocidas como “hormonas de la felicidad”. Por eso, las técnicas de gamificación han demostrado ser una herramienta poderosa para mantener el interés dentro del aula. 

Convertir en una competición lúdica un proceso de aprendizaje ayuda a mantener la concentración durante periodos de tiempo más largos, consiguiendo así que los sujetos estén mucho más abiertos a aprender y se impliquen de forma activa. También es una forma de fomentar en los alumnos el pensamiento lógico y la estrategia. 

Entre los fuertes de la gamificación destaca que puede desarrollarse a través de medios informáticos, de manera que los alumnos pueden mejorar sus competencias tecnológicas al tiempo que adquieren nuevos conocimientos. Las Gymkanas Digitales son un buen ejemplo de formación gamificada y digital. A través de retos y pruebas que aúnan el formato digital con el juego en vivo, los participantes toman decisiones, experimentan con nuevos conocimientos, desarrollan aptitudes... Las Gymkanas Digitales registran unos resultados sorprendentes en términos de concentración, participación y esfuerzo. Algunos estudios apuntan a que esto se debe a su similitud con el mundo de los videojuegos y a que rescata sus dinámicas de competición y superación. 

La Gamificación en el mundo empresarial

Los beneficios de la gamificación no se quedan solo en el mundo de las aulas. Hay evidencias de que sus aplicaciones en el ámbito empresarial dan excelentes resultados a la hora de motivar a los trabajadores, fomentar su creatividad, mejorar el trabajo en equipo y la cohesión interna, etc. 

De hecho, las técnicas de gamificación se han convertido de poco tiempo para acá en uno de los principales recursos de las empresas para potenciar algunas competencias de sus trabajadores como el trabajo en equipo, la comunicación, el liderazgo, la escucha activa, la comunicación….

En definitiva, los nuevos tiempos requieren de nuevas formas de aprendizaje y formación. En Dicampus creemos firmemente en las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías y las metodologías que permiten que los alumnos desarrollen sus competencias además de sus conocimientos. Por eso, en muchos de nuestros cursos presenciales podrás disfrutar de formaciones gamificadas. Consultanos para tener más información: https://www.dicampus.com/contacto