985 32 04 78     |695 46 01 98   

La carta de presentación que te abrirá todas las puertas
18.11.2019

La carta de presentación que te abrirá todas las puertas

¿Para qué sirve una carta de presentación? 

La carta de presentación es una de las herramientas más rápidas para causar una buena impresión en un proceso de selección. De hecho, las posibilidades de que te llamen para concertar una entrevista de trabajo aumentan exponencialmente cuanto mejor sea tu carta. 

La carta de presentación sirve para que te presentes ante una empresa y les animes a mirar tu currículum con más detenimiento. Su principal ventaja es que son más cercanas y personalizadas. Mientras que el currículum es una mera recopilación (cronológica, por sectores, por responsabilidades, etc.) de tus logros, con la carta de presentación puedes destacar las razones que te convierten en el candidato más idóneo para el puesto al que aspiras. 

¿Cómo hacerla?

Dependiendo de la si la naturaleza de la carta responde a una oferta de empleo o una candidatura deberás afrontarla de una forma u otra. En cualquiera de los casos, lo primero que tienes que hacer antes de ponerte a redactar la carta es estudiar a fondo la empresa a la que vas a enviarla. Mira su página web, sus redes sociales y busca noticias relacionadas en los medios de comunicación, la cuestión es conocer lo mejor posible el funcionamiento de la empresa. 

Trata de averiguar las cualidades que buscan en su personal y qué características profesionales valoran. En algunas empresas darán mucha importancia a la puntualidad, en otras a la creatividad, en otra pueden buscar profesionales con aptitudes comerciales… Según el tipo de perfil que más valoren, deberás enfocar tu carta de una forma u otra. Si tu carta es una autocandidatura, es importante que te tomes esto como un proceso de reflexión, analices la información que has leído y descubras qué necesidades puede tener la empresa que tú seas capaz de cubrir. 

No es necesario que incluyas en la carta toda tu experiencia académica o laboral, para eso ya tienes el curriculum. El objetivo de la carta es que te centres únicamente en aquellas cualidades que interese destacar para el puesto en cuestión. Por tanto, es recomendable que antes de ponerte a redactar te pares a pensar cuál de tus experiencias o formación te convierten en el candidato perfecto. Sobre esas y sólo esas será sobre las que debas hablar en tu carta. 

En ocasiones, puede resultar muy complicado analizarse a uno mismo y descubrir cuáles son tus mejores cualidades. Si es tu caso, prueba a preguntarle a algún amigo o compañero por tus puntos fuertes y débiles. Recuerda pedirle que sea sincero y hable sin tapujos, te ayudará a ver de qué cosas puedes hablar en tu carta y en qué aspectos deberás mejorar.  

Es normal que te surjan muchas dudas la primera vez que te trates de redactar una carta de presentación. Para ello, lo mejor que es busques ejemplos y hagas muchas pruebas. Cuando hayas redactado la misma carta de muchas formas distintas podrás comprobar con cuál te sientes más cómodo y cuál te define mejor. 

¿Qué tiene que tener una buena carta de presentación? 

Toda carta de presentación debe incluir tus datos personales, así que lo primero que debes escribir es tu nombre completo y la forma de contactarte. Empieza con un saludo cordial y trata de dirigirlo a una persona en concreto. Puedes utilizar redes sociales como LinkedIn para investigar el nombre del responsable de recursos humanos. Si no lo consigues, siempre puedes recurrir a  expresiones como «al director/a de recursos humanos» o «Estimado/a señor/a». 

Debes explicar las razones de tu carta. Por qué te interesa el puesto, por qué crees que eres la persona idónea, qué puedes aportar, etc. No olvides hablar también de la empresa, eso les demostrará que has “hecho los deberes” e investigado sobre ellos. Puedes mencionar por qué te interesa trabajar ahí, cómo has conocido la empresa, con qué políticas internas te identificas…. Si la carta surge como respuesta a un anuncio, este es también el momento de mencionarlo. 

En el cuerpo de la carta tienes que “venderte” a tí mismo. Saca a relucir los logros, las experiencias, las habilidades y los conocimientos que te convierten en un candidato más preparado para ese puesto que cualquier otro. Recuerda, no tienes que mencionarlo todo, solo aquellos relacionados con el puesto al que aspiras. Las experiencias no lo son todo, puedes destacar cualquier cosa que sea una fortaleza, por ejemplo, tu iniciativa, tu motivación, tu flexibilidad… 

Por último, no olvides despedirte. Intenta ser lo más agradable y creativo posible, tu intención es generar una buena impresión y que no te olviden. Evita los tópicos y no tengas miedo de pedir abiertamente una entrevista, al fin y al cabo, es el verdadero objetivo de tu carta. 

Lo más importante

Lo más importante de todo cuando hagas una carta de presentación es que sea personalizada y la adaptes al puesto al que te postulas. Es cierto que esta puede convertirse en una tarea laboriosa cuando respondemos a muchas ofertas de trabajo, pero eso no hará más que demostrar tu verdadero interés por la empresa y que eres una persona dedicada y trabajadora.

Por supuesto, asegúrate de que tu carta no incluye faltas de ortografía. No hay forma más rápida de salir de un proceso de selección que incluyendo un error gramatical en la documentación que envías.

Trata de ser lo más innovador y creativo que puedas sin por ello ser menos formal o profesional. Si quieres, puedes atreverte con formatos más originales que una carta, por ejemplo, videos de presentación.

Por último, procura no parecer desesperado, ante todo debes transmitir una imagen de profesionalidad y seguridad. Por mucho que necesites ese trabajo, eres una persona cualificada que está prestando sus conocimientos y servicios, no suplicando un favor. Y recuerda, una de las claves para lograr el éxito a la hora de buscar empleo es conocerse a uno mismo y saber venderse.